Carta abierta de Luis Varela, presidente del club

antonio_meirasHola a todos:

Llevamos ya unas cuantas semanas en Tercera División. Todavía nos cuesta creernoslo. Han sido tantos años de trabajo para llegar hasta aquí que ahora mismo queremos disfrutar y paladear cada momento. Hace tiempo que algunos medios de comunicación me han pedido que hable, que les de una entrevista. Somos un club muy humilde y muy trabajador. Estamos pensando en como mejorar las 24 horas del día. No soy muy dado a intervenciones públicas, pienso que los jugadores son los protagonistas. Pero por respeto a todos vosotros, que os habéis tomado la molestia de llamarme o contactar conmigo, creo que debo haceros llegar estas líneas. Espero que sepáis entenderme y perdonarme.

Hemos recibido al Pontevedra. Si, a ese equipo que veíamos en la tele en Segunda División y del que mirábamos sus éxitos como propios del fútbol gallego. En nuestra casa, en nuestra catedral, en A Grela. En un campo nuevo, en nuestro campo. Para nosotros como club ha sido una experiencia y un reto. Organizamos cada semana partidos en varias categorías, pero el trabajo que nos ha llevado recibir a todo un Pontevedra solo lo sabemos nosotros, los que estamos cada día dejándonos los cuernos por el club.

Están siendo unas semanas de mucha tensión. Bendita tensión. Llegó el tramo final de la liga y cada punto es un mundo que cuesta mucho conquistar. Cada balón puede dictaminar que nos quedemos en una categoría que estamos disfrutando o que, por el contrario, tengamos que dar un paso para atrás pero para volver a intentar levantarnos y regresar a unos cielos en los que solo nos hemos encontrado cariño, ayuda y comprensión. Tenemos una plantilla formada primero por excelentes personas. El ojo de nuestro director general ha sido indudable. Solo tenemos que ver el rendimiento de Movilla esta semana, que no es solo por los goles. Es por como ha crecido el chaval. Como el de Adrián, que nos ayuda desde enero. Y como el del resto de los compañeros, los que están por desgracia sufriendo para volver a sudar en la Catedral porque tienen que recuperse de lesiones como Ruso, y todos los que trabajan a diario. Podría nombrarlos a todos, pero saben de sobra que esta familia es su familia, es su casa. Miento, perdonarme, nuestra casa, nuestra familia.

El pasado domingo sacamos tres puntos importantes. Alguno en la expedición decía en los pinchos de después que de oro. No se si son de oro, de plata o de bronce. Solo se que tenemos unos jugadores excepcionales. A pesar de las adversidades, han sabido crecerse y creer en si mismos. Todo ello gracias al trabajo de un cuerpo técnico que no ha parado de exprimirse el cerebro para tener las mejores alternativas. Javi, Esteban, Giacomo, Jaime, Antonio, Charlín, Josema, y un largo etcétera de anónimos que invierten su tiempo en que su Silva siga creciendo.

No hace falta que les diga nada a estos chavales. Lo saben todo. Solo con mirarnos a los ojos sabemos lo que pensamos. Miradas nobles. De concentración. En la junta directiva sabemos que van a darlo todo en este tramo final de liga para lograr el objetivo. El que nos marcamos en verano: salvarnos. ¡Que bien tiene que saber la salvación! Nunca lo hemos podido probar. Y queremos que sea la primera vez. A los socios, solo os pido el último chorro de voz. El domingo jugamos contra el Ribadeo en casa, y son tres puntos muy importantes para nosotros. Es un rival directo. A quien lea estas líneas, solo puedo darte las gracias por su apoyo. Queremos que nos sientas como algo tuyo. El Silva es parte de la ciudad. Los guerreros a los que tengo el gran orgullo de presidir lo darán todo para dejar nuestro nombre en lo más alto. Creerme. Apoyarnos. No os defraudaremos.

Siempre vuestro,

Luis Varela.

WhatsApp chat