Miguel Muñoz, Joao y Javi Bardanca, satisfechos por el partido ante el Choco

joao-presentacion-webLa sensación en el viaje de vuelta de Redondela de la primera plantilla del Silva SD era la de satisfacción por un punto, pero el regusto amargo de haber merecido los tres en un partido excelso. Miguel Muñoz, que debutó con la camiseta blanca, lo resume en «un debut agridulce. Estoy feliz por la confianza del míster, pero fastidiado por el resultado ya que nos merecimos ganar y llevarnos los tres puntos a casa. Doy las gracias al equipo por hacerme sentir uno más de la familia desde el primer momento y eso se ve reflejado en el campo. Fue lo que nos hizo no perderle la cara al patido y remontar el resultado adverso. Gracias a los compañeros es todo más fácil. En cuanto al partido, simpre es bueno puntuar, y es un buen punto aunque creo qeu merecimos la victoria ya que tuvimos más ocasiones y más claras que el rival, pero ellos aprovecharon dos despistes nuestros y consiguieron la igualada en el marcador».

Joao Paulo, que anotó los dos goles, se queda con que «fue un partido muy difícil. De mucha intensidad, mucha agresividad y rozando el límite del reglamento. El campo era duro y pesado, pero a pesar de todo supimos darle la vuelta al marcador. Estoy contento por ayudar al equipo otra vez con goles, pero son de todos. Todos ayudamos y todos trabajamos para lograr el objetivo».

Javier Bardanca, técnico del equipo, manifestó que «hay que darle la enhorabuena a los jugadores por la intensidad que demostraron los 90 minutos en un partido condicionado por el mal estado del campo y la actuación arbitral que, desde mi punto de visra, ha sido excesivamente casero en muchas acciones, sobre todo en las disciplinarias».

WhatsApp chat